Lesbianas que van de duras pero que lloran con Malú

Cara de estar escuchando canciones de Malú

Me voy a meter conmigo misma. Bueno, no.. Yo no lloro con Malú. Eso está claro. A mí Malú no me gusta. Si me sé el 75% de las canciones de su discografía es porque… me pilló un día aburrida y una cosa llevó a a otra..¿Cuela?

La lesbiana dura es un extraño ser de las tinieblas que no tiene una edad predeterminada. Si te ha tocado conocer a una de 20 probablemente te mirará unas cuantas veces antes de dedicarte una media sonrisilla casi imperceptible. Eso si le has gustado..Si no.. no te volverá a mirar y pasarás a ser la prima de Cásper, ésa que ni siquiera sale en sus películas de lo insignificante que es su existencia.
La lesbiana dura adoptará aires de indiferencia ante cualquier situación que se le escape de las manos. Nunca admitirá que está nerviosa. Le da igual. La historia no va con ella. No está temblando, simplemente tiene frío en pleno agosto con 40 grados.  La pobre.
Aparentemente todo le da igual y si crees lo contrario se esforzará en demostrarte que estás equivocada. Sus argumentos sobre la inexistencia del amor estarán tan bien explicados que quizás te haga dudar, pero eso solo será una mentira más. Cuando llegue a su casa se pondrá la Bella y la Bestia o cualquier otra mariconada del montón para sentirse mejor. Te hará creer que es la Bestia pero en su armario solo habrán vestidos de Bella. Festival de la risa. Ridículo. Absurda.
Amigos que soportan los arrebatos de la Dura

La lesbiana dura no te hablará por Whatsapp aunque se esté dando cabezazos contra la pared. No puede. Su religión no se lo permite y probablemente se enfadará si no le prestas la atención que necesita. También se enfadará si le hablas cuando no le apetece, sobre todo si no eres la elegida. Las elegidas son extraños seres de la naturaleza que, por gracia divina, impactan en la retina y más tarde, en el sistema nervioso de la sujeta analizada.

Ser una de las elegidas es una gran putada. Después del impacto, la sujeta estará más confundida que Dinio en una de sus peores noches, y comenzará su fase de negación. “No, no me gusta”, “Es una zorra”, “Espero que no me hable hoy porque no me apetece”y un largo etcétera de tonterías que acabarán con la paciencia del más cuerdo.
Esto es la ley del más fuerte. Tú no tienes la culpa de que la gilipollas de turno piense que tus buenas intenciones son una auténtica amenaza para su persona. Entiéndelo. Se ha acostumbrado a su cara de malfollada y no vas a llegar tú con tu felicidad y tu amor a dibujarle dos corazoncitos en los ojos.
Llegados a este punto, te estarás preguntando qué coño le pasa. Probablemente nunca lo sabrás y simplemente te canses de su mal humor y la mandes a freír lapas.
Tía, estás diciendo espermatozoide en un blog de bolleras…

Podría decirse que la lesbiana dura es un gran óvulo. Si eres un pequeño espermatozoide interesado más te vale entrar a la primera. Si no es así, no pierdas el tiempo. El óvulo duro es de fijaciones concretas. Si es buena y amable contigo no le gustas. Y no le vas a gustar nunca. Si se mete contigo..POR TU BIEN…HUYE!

Supongo que las lesbianas que van de duras son la mala copia del papel que hacía Angelina Jolie en “Foxfire”. En casos extremos, también pueden ser la mala copia del papel de la misma actriz en “Inocencia interrumpida”.  Al fin y al cabo son unas eternas adolescentes a las que les gusta ir un poco contracorriente y desafiar al resto constantemente.  Unas jodidas tocapelotas con bastante suerte porque siempre encuentran a la tonta de turno que les ríe la gracia aunque sea para experimentar emociones fuertes durante una temporada.  Y esa temporada será dulce para el mundo, porque la única manera de tenerlas calladitas es secuestrándolas en una cama.
Un fuerte aplauso y dejemos que se vaya!!!!!

Lo mejor de este tipo de lesbianas es que no hace falta que estudien Arte Dramático para ser unas excelentes actrices. Si en casa saltan de alegría, esbozan la más grande de la sonrisa y bailan al son de la música del arpa del mejor amigo de Cupido aunque tú no puedas notarlo, mientras están en la calle no cambiarán la cara de limón que tan ensayada tienen.

No chicas, no existen las lesbianas duras. Existen cuatro petardas que se niegan a expresar lo que sienten porque se han llevado cuatro tortas. Existen cuatro bobas que se mueren por besarte y decirte que eres la princesa de sus sueños pero que optaran por soltarte lo buena que estás y lo follable que apareces en sus sueños y ¿Cómo no? Existen otras cuatro niñatas que simplemente son gilipollas.
Un mimito para tooooooodos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s