Espectáculos bochornosos

Creo que sentir vergüenza ajena es mucho más doloroso que sentir vergüenza propia. A mí me pasa.  Me recorre un escalofrío por todo el cuerpo y me tengo que llevar las manos a la cabeza en un vano intento de olvidar el espectáculo bochornoso que presencio.

Últimamente me ha pasado mucho, pero sinceramente, no sé si es vergüenza ajena o pena. Es que, en ocasiones, no puedes sentir odio hacia ciertas personas porque las consideras unas enfermas.  Y creo que es pena lo que siento cada vez que oigo hablar del espectáculo bochornoso que nos ofrece el gobierno ruso cada día.

Me pregunto cuánto duraría yo por esas tierras. Yo que acostumbro a hacer lo que me da la gana, cuando me da la gana y con quien me da la gana. Yo que he aprendido a sonreír y a tenerle cariño a los tontitos que piensan que soy una lesbiana de mierda, una pervertida y una enferma. Porque sí, aún queda gente así.

Me molesta. Me molesta que un país tan grande como Rusia se deje oprimir de esa manera. Me molesta que una gran mayoría esté de acuerdo con la “Antipropaganda homosexual”.  Me molesta que en 2014 los homosexuales sigan siendo ciudadanos de segunda?..de tercera clase en muchas partes del mundo. Pero, sobre todo, me molesta que sentirse atraído por alguien de tu propio sexo sea motivo para castigarte.

Y entonces, creo un mundo paralelo y me invento excusas baratas y simpáticas.

Rusia no quiere lesbianas en sus Juegos porque como somos todas unas camioneras colapsaríamos el país con nuestros tráilers, nuestros camiones y nuestras camionetas. Tendríamos ventaja en todas las pruebas porque como pensamos como hombres, tenemos altos niveles de testosterona. Además, sería un lío para los organizadores porque nuestro aspecto varonil haría que se confundieran y todas las rusas caerían rendidas ante nuestros encantos.

Con los chicos pasa lo mismo. Con tanta pluma volarían en todas las pruebas. Eso les daría una gran ventaja y no sería justo para la gente normal. Además, todos sabemos lo que pasa con las plumas. Se les irían cayendo y dejarían todo hecho un desastre. No, no, no. Donde mejor está un homosexual es en una jaula. Aislado, pero con un espejo para que no se sienta solo.

 Y yo tengo algo que decirle a Javier Fernández, el abanderado español. 

Querido chiquillo: los homosexuales no tenemos por qué cortarnos, al igual que tú no lo haces. Es cierto, como tú dices, que cuando vas a un país debes respetar sus normas, pero… ¿Respetar una ley que va en contra de los Derechos Humanos?.. Dime. ¿Respetarías tú la ley de un país si te considerara un enfermo y te prohibiera besar o darle la mano a quien amas? ¿Lo ves ahora de la misma forma o vas a responder que eso nunca ocurrirá porque tú eres normal?

El mundo está plagado de payasos que no tienen gracia. Está lleno de imbéciles y, por desgracia, tenemos que aguantarlos. ¿Qué más da? Solo son un asunto más del que hablar,  una insignificante anécdota de la que nos reiremos dentro de unos cuantos meses…

Al fin y al cabo, la gente normal rechaza estas actuaciones bochornosas. ¿Habéis leído bien? “Gente normal”, calificación en la que no entran ciertos personajes.

Paz y amor para todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s