Tóxicas. Vol I ¿Sabes detectarlas?

1455903_10153473739055473_571437317_n
Toxic!

Las personas tóxicas son como las tormentas, dejan de tener gracia cuando el rayo cae demasiado cerca, pero a todos nos gusta contemplarlas desde la ventana. Me permito el lujo de bromear aunque sé que no tiene gracia. Te vas a encontrar con muchas personas tóxicas a lo largo de tu vida y, lo cierto, es que cuando aprendes a detectarlas huyes… o no.

Pongámonos en situación. Has conocido a la persona de tu vida. Te encanta. Te mueres por cada uno de sus huesos. ¡Le prepararías un baño de Gallina Blanca solo para….¿Eh? Perdón esto no iba aquí. La chica es rarita. Tiene comportamientos extraños y no para de sacarte de quicio.

¿Sabes detectar a una persona tóxica? ¿Tienes la fuerza suficiente para huir de ellas? 

Si has conocido a una es probable que lo que te cuento a continuación te resulte familiar.

1º Las personas tóxicas suelen ser personas débiles. Te lo parecerá y eso te atraerá de ellas. ¿Dejarías en la carretera a un animal herido? Si la respuesta es no, eres una víctima potencial de este tipo de personas. Te harán sentir que te necesitan desde el primer momento y eso te encantará. No te darás cuenta de que a cada paso que das para protegerlas te estás debilitando. Es lo que necesitan: crear en ti la necesidad de estar con ellas para dominarte. Lo conseguirán.

2º Te contarán secretos inconfesables para hacerte sentir especial. En algún momento, pensarás que te están sobreinformando, pero valorarás su confianza en ti. ¡Pobre ignorante! No te darás cuenta de que es parte de su estrategia de conquista y que todo lo que sabes lo saben 400 personas más hasta que algún día te topes cara a cara con otra de sus víctimas. Interesante conversación.

¡No jodas!
¡No jodas!

3º Cuando las conozcas probablemente no hayan cortado todos los lazos con su ex. Quizás, incluso, tengan pareja. No les gusta estar solos, así que enlazan una relación con otra. En un primer momento, pensarás que la cornuda es la culpable de todo. Te molestará toda la información que te llegue acerca de esa maldita relación, aprobarás todos los comentarios negativos que tu amada vierta sobre Rudolph y solo te darás cuenta de tu error cuando días, semanas o meses más tarde revivas la situación, esta vez en tus propias carnes.

4º Se enfadarán contigo si desde un primer momento no les ofreces el 100% de tu atención. Intentarán de todas las formas conseguirte y no pararán hasta alcanzar su objetivo. Si un día determinado olvidas darle los buenos días serán capaz de retirarte la palabra, acusarte de pasota e incluso, bloquearte de todas las redes sociales. No te preocupes, siempre se arrepienten. Sin embargo, si le das los buenos días o le prestas demasiado atención el día equivocado, pueden acusarte de agobiarlas. Nunca llueve a gusto de todos y, en su realidad, siempre llueve en verano.

5º Son personas inseguras, así que intentarán derribar tus seguridades para sentirse mejor. Si eres buena en algo te hará creer que no sirves para ello y te sacará defectos que ni tu misma sabías que existían. Si te dejas dominar estarás en un buen lío y la convertirás en la diosa de todas tus acciones. Efecto marioneta.

6º Nada de lo que te ocurre es importante. Si a ti te duele la espalda, a ellas les duele todo el cuerpo, y si has discutido con una de tus mejores amigas, ellas han estado en la Guerra de Vietnam y han luchado contra King Kong nueve veces. Está claro.

7º Te harán pasar por situaciones bochornosas. No le darás importancia y tratarás de borrarlas de tu mente, pero cuando el descontrol forma parte de la vida de alguien es bastante difícil que no te empuje al vacío.

8º Nunca sabrás exactamente lo que quieren. Una semana serán un osito amoroso y serán capaces de quedar contigo a las 12 de la noche solo por verte un rato. A la siguiente, no querrán ningún contacto sentimental contigo y optarán por insinuarte que como persona les importas poco, pero como muñeco sexual les encantas. Una semana más tarde, es probable que te des cuenta de que no eres la única en su corral de gallinas y aparecerá otra conquista(o dos o tres) y se enfadará contigo si pones mala cara. NO SOIS NADA. Eso sí, si se te ocurre hacer lo mismo provocarás al dragón y comenzará a escupir fuego y a lanzar cuchillos afilados.

1922014_10153882292740473_1451447955_n-2

Llegados a este punto solo tienes dos opciones. Quererte a ti o quererla a ella. Si optas por la segunda opción, siento decirte que tu vida se transformará en un bucle de acontecimientos en el que nada tendrá sentido y en el que tu único premio serán unos cuantos polvos(¿Estamos en horario infantil?) y una experiencia un poco vacía en cuanto a emociones positivas.

Si optas por la primera te acordarás de ella en algunas ocasiones. No voy a mentirte. Las personas tóxicas saben camelar y es dificil olvidarlas por completo aunque tu roce con ellas haya sido ligero. Sin embargo, el 80% de esos recuerdos narrarán situaciones negativas. Te darás cuenta de que por muy bellos que sean los volcanes en erupción, es mejor verlos desde lejos. Desde donde no puedan quemarte o asfixiarte.


Algún día encontrarás un cuaderno de notas y solo podrás sonreír al recordar que sobreviviste y que tus palabras de dolor, en algún momento, se convirtieron en viejas anécdotas. 

 ¿Te puedes arrepentir de hacer lo correcto? Supongo que sí, aunque sea en un determinado momento de una noche de juerga, aunque no se lo cuentes a nadie y pretendas silenciar tus pensamientos. Lo supongo, pero quiero ignorarlo, como si ya no existiera, como si no importara. Nos gusta elegir lo incorrecto porque es la única forma de perdernos, y esa pérdida nos hace libres, libres de verdad, mientras esperamos que alguna corriente nos lleve hacia un destino desconocido. Siempre vas a lamentarlo. Tanto lo bueno como lo malo, porque estamos condenados a elegir entre dos caminos que nunca se juntan aunque necesitemos de ambos. En ese momento de escasa lucidez, te darás cuenta de que las cosas por muy malas que sean siempre tendrán su encanto. Hasta ella… O cualquier otra.

Y quemaste la foto. Paripé absurdo. Tenías cientos guardadas en el cajón de los recuerdos imborrables.(2011)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s