A veces, no es lo que parece…

1926899_10153886983140473_397921764_nEmpecemos..No me queda otra o eso creo. Quiero creerlo porque he caído en tu trampa, en esta trampa de ambiente enrarecido donde calientas sin cesar y haces que yo quiera hacer lo mismo.

Me dejo llevar por tus movimientos siguiendo una melodía que ni siquiera existe, pero que siento. Me encanta. Lo sabes. Haces exactamente lo que quiero que hagas sin apenas susurrarlo.

Empiezo a sudar a medida que te noto más cerca. Tu respiración se confunde con los latidos acelerados de mi corazón que amenaza con pararse ante la mezcla de sensaciones que me produce esta escena. Quiero parar y no puedo . Te maldigo. Me hipnotizas y me atraes haciendo que mis movimientos ya no sean míos sino tuyos. Ya no soy una persona. Soy una simple marioneta esclava de tu vicio. Sucio vicio.

Esto no puede seguir así. Cuando menos te lo esperas, me hago cargo de la situación y te convierto en un ser débil y sediento de mí que me observa e intenta tocarme sin conseguirlo. Eres mía, sólo mía y tu rostro además de pasión refleja un terror similar al que siente una presa antes de ser devorada por una fiera.

Sudamos…El calor acaba siendo el protagonista de nuestra historia y poco a poco mis músculos se entumecen y dejan de funcionar justo cuando atravieso la línea de meta.

Hoy te he ganado. 

Nos quitamos las zapatillas y salimos de la pista. Al fin y al cabo, solo ha sido un día más de entrenamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s