Especial #SanValentín Naranjas…

1625559_10153873249480473_1939878841_n

Le había roto el corazón en mil pedazos. Raquel aún recordaba el día en que sus sueños se habían hecho añicos entre palabras que nunca habría querido escuchar, esas palabras que surgieron de su boca, de aquella boca que había sido suya tantas noches que ya no recordaba cómo era la vida antes de besarla.

Martina cogió aire y confesó lo inevitable, lo que ya no podía ocultarle a aquellos ojos por más tiempo, a aquellos ojos traicionados que ya ciegos no podían ver más que a través del dolor de la impotencia de un amor que estaba a punto de perderse en en el recuerdo.

Algo murió aquella tarde, pero no murió ese amor perdido que muchas veces volvió de repente, de manera inesperada, en forma de perfume por la calle o de caricias anónimas en las noches solitarias.

Y Raquel lo ignoró, lo ignoró por completo. Rechazó los recuerdos, las historias a medias, los anhelos y huyo lejos pensando que tal vez algún día otra Martina aparecería y ocuparía el lugar de la antigua. Lo creyó o quiso creerlo hasta que una noche de insomnio se dio cuenta de que ni siquiera aquella traición había conseguido ennegrecer la naranja que compartían…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s