Homofobia y deporte: “No seas maricón”

Post original de 2 de mayo de 2016. Las cosas no han cambiado.

FullSizeRender-34.jpg

Mi PASIÓN es el deporte. Es el mundo donde soy feliz y me siento realizada como persona. Es un mundo en el que reina el respeto y la tolerancia APARENTEMENTE, y digo aparentemente porque los que vivimos en él sabemos que lo del respeto muchas veces brilla por su ausencia. Me duele saber que podrían hacerse muchas cosas para fomentar el respeto a la diversidad sexual y sin embargo, mucha gente prefiere ignorar lo que está pasando y hacer como si nada.Con esto no solo estoy apuntando a las personas cisgénero y heterosexuales. Nosotros también giramos la cara muchas veces cuando no nos afectan los insultos.

Estoy harta. Estoy hasta las narices del “¡qué mariquita es!”, “¡corres como un maricón!”, “¡cuidado no te agaches cerca de X porque ya sabes lo que puede pasar!”, “normal que X sea buena en el deporte…¡parece un hombre!¡Es una camionera”.

Podría estar enumerando situaciones por el estilo eternamente, pero creo que con las anteriores todxs nos hemos puesto en situación. .

Hace 8 meses que me vine a vivir a Gran Canaria y la realidad es bastante distinta a lo que yo pensaba que sería vivir en una isla tan”gayfriendly”. El primer día que entré en el gimnasio escuché una conversación entre dos “machotes” que riéndose se llamaban “maricona” entre sí, además de otras cosas que no pienso repetir ni aquí ni en otro sitio porque me avergüenza. Hay gente que pensará que al no tener nada que ver conmigo no tendría que molestarme, pero no lo soporto. Me da rabia que el respeto por la diversidad sexual sea utopía.

A mí me da igual que se metan conmigo. Lo curioso es que hoy os puedo hablar desde la perspectiva del “testigo” y no de la víctima. Conmigo nadie se mete, por lo menos de frente. No me van a hacer llorar si me llaman lesbiana de mierda o cualquier otra cosa, pero claro, me he convertido en una tía “fuerte” que tiene bastante seguridad en sí misma. Ya no soy el blanco. Se van a meter con gente más débil o más joven porque, al fin y al cabo, son unos cobardes.

No me gusta pensar que hay gente que no puede disfrutar del deporte de manera plena porque solo se encuentra con obstáculos. No me gusta que haya gente que abandone su pasión por comentarios innecesarios y dañinos.

IMG_2179

No es cómodo perder tu naturalidad y hacer un esfuerzo extra al cambiar unas palabras por otras (novio/pareja, chico que me gusta/persona que me gusta) para que en tu entorno deportivo nadie descubra quién eres. Es triste no poder acoplar tu vida a tu vida deportiva y tener que establecer mundos paralelos.

Puedes ser el mejor en una competición, pero si no tienes la capacidad de respetar al resto para mí nunca serás un deportista. El deporte tiene como pilares el esfuerzo, la perseverancia y el respeto. Si falla el respeto, puede que tu cuerpo sea una máquina casi perfecta, pero para mí no vales nada. La calidad deportiva se marchita. Tu calidad como persona no.

A mí no me vale que la gente argumente que no dice las cosas a mal, que se ampare en la costumbre para hacer daño o hacer mofa de cosas que no tienen la menor gracia. ¿Cuándo se van a tomar medidas de verdad? ¿Vamos a seguir de brazos cruzados? A mí no me apetece hacerlo. Para mí es importante echar una mano a lxs demás. Sé que esto puede causarme problemas porque hay gente que prefiere el silencio, pero asumo las consecuencias que puede traerme el intentar tirar del carro.

¿Ven? Eso también es triste. Asumir que mucha gente va a ponerte mala cara o a darte de lado por intentar aportar tu granito de arena para que el mundo sea un poco más justo.

Cuando era adolescente me refugié en el deporte para huir de una realidad que me hacía daño. A excepción de una vez que una compañera se puso a llorar cuando se enteró de que me gustaban las chicas, tener que aguantar que me dijeran “bueno, no pasa nada porque a ti no se te nota”, aguantar que algunos chicos dijeran que “dos tíos juntos no, pero dos tías me dan morbo”y demás aportaciones fuera de tono, he tenido la suerte de no ser blanco de burlas más graves. Sí he sido testigo. Lo soy casi todos los días.

Esta no es una lucha exclusiva de la comunidad LGTBI. Creo que como deportistas todxs deberíamos luchar por crear un entorno de respeto total, de convivencia, un entorno ejemplar.

El deporte mueve montañas. Lxs grandes deportistas son referentes para millones de personas en todo el mundo. ¿Por qué tan pocxs dan la cara?¿Por qué nadie quiere explicarle a las nuevas generaciones que no hay nada más gratificante que respetar a lxs demás?¿Quién va a atreverse a derribar los estereotipos?

Hoy me he dado cuenta de que ese tipo de situaciones han hecho que poco a poco vaya perdiendo mi chispa. Quien me conoce sabe que yo tengo un morro que me lo piso y que siempre tengo una sonrisa para todxs,  pero cuando voy al gimnasio(o cualquier otro entorno deportivo)  y veo que cuatro se están riendo de “la pluma” de un muchacho, no me dan ganas de establecer con ellos una relación que vaya más allá del “¿puedo utilizar las mancuernas?”.

Y esto sucede todos los días. Y sucede porque lo permitimos, porque preferimos callarnos y girar la cara y permanecer en silencio. Se acabó.

Me llamo Vivi López y corro como un maricón porque estoy cansada de que los “machotes” subestimen al resto respaldándose en los estereotipos de género. ¿Y tú?¿Corres conmigo o prefieres ser un obstáculo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s